07 noviembre 2013

0

¿Sabes qué es el “drop” de unas zapatillas?

Compártelo...

En los últimos tiempos se habla mucho del “drop” de las zapatillas. El drop es la diferencia de grosor entre la suela en la zona de apoyo del talón y la zona del antepié y dedos. En el calzado minimalista es habitual encontrarse con zapatillas entre 0 milímetros y 2 milímetros de drop. A diferencia de las zapatillas tradicionales que estamos hablando de 12 milímetros y con mucha más amortiguación.

Entre medio se encuentran otras medidas, como los 4 u 8 mm de zapatillas mixtas, a medio camino entre el minimalismo y el calzado amortiguado. La reducción del drop está encaminada a obtener una posición del pie más natural, y proporcionar una mayor propiocepción y mejorar la sensación que proporciona el apoyo sobre el terreno.

El running es una actividad en el que los tobillos y articulaciones metatarsofalángicas desarrollan sus movimientos principalmente en flexión y extensión. Así, las diferentes alturas del drop, modificarán los grados de movimiento en estas articulaciones y afectará a la dinámica del resto del cuerpo.

Drop de 12 milímetros: nos lo podemos encontrar en las zapatillas que buscan una excelente amortiguación, que van encaminadas al corredor clásico que suele talonar en cada zancada. Estas zapatillas están pensadas para un corredor que busca amortiguación con cierta estabilidad, pero sin llegar a sentir el terreno por donde pisa. Excelente elección para corredores principiantes que no deseen asumir el paso hacia el minimalismo.

Drop de 8 milímetros: es la zapatilla ideal para sumir el paso o la transición de un calzado clásico hacia el minimalismo, permitiéndonos sentir la estabilidad con el contacto del pie sobre el terreno pero con muy poca amortiguación, que normalmente nos la ofrece la propia suela de la zapatilla.

Drop de 0 milímetros: nos lo encontramos en las zapatillas minimalistas puras, no existiendo diferencia de alturas entre el talón y el antepié. El uso de estas zapatillas nos obliga a variar nuestra propia técnica de pisada o zancadas, ofreciéndonos una excelente propiocepción del pie en cada zancada. El apoyo en este tipo de zapatillas se caracteriza por un inicio del apoyo del pie por la zona del antepié y una menor pronación de mediopié.


¿que tipo de drop me iría mejor a mi?
En función de la biomecánica, técnica de carrera, tu peso, tu kilometraje, tu estilo o preferencia de correr (amortiguado, minimalista), podrás decidir que drop es el ideal para ti. Lo importante es que cada cual corra como quiera, siempre y cuando lo haga sin molestias y biomecánicamente compensado. Ni todo el mundo tiene correr descalzo ni tampoco todo el mundo tiene que correr con zapatillas pronadoras y plantillas.

Si quieres probar a bajar el drop de tus zapatillas, hazlo de forma transitoria y progresiva (no pases de 12 a 0 mm de golpe). Al probar zapatillas de drops inferiores, puedes notar algunas sensaciones diferentes en tu cadena muscular posterior (tendón de Aquiles, gemelos, isquitibiales), por lo que podría ser un buen momento para potenciar y/o estirar esa zona.

Visto en: La bolsa del corredor


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada